Ban

UNA BREVE REFLEXIÓN RESPECTO A LA PANDEMIA.

 


 Por Arturo Vilchis*

 En torno al tema que me ha ocupado los últimos 36 años (la Protección Civil), lo mío ha sido la búsqueda, mediante la reflexión y el análisis, de una aproximación y una convivencia racional entre las personas y los fenómenos, y plasmarlos en documentos accesibles de diversa índole.

Respecto a la pandemia que actualmente nos azota, advierto cuatro vertientes principales que nos están llevando a una catástrofe integral,

·         La primera deriva de un gobierno integrado por elementos prepotentes, soberbios, incongruentes, ignorantes y carentes de autoridad moral: exhortar a la gente a permanecer en casa e irse de vacaciones no tiene calificativo. Las conductas públicas y privadas de varios integrantes de la primera línea del gobierno -como en lo referente al uso del cubrebocas-, han propiciado una suerte de escepticismo en las personas, especialmente respecto a la posibilidad de contagio.

·         La segunda se desprende del hartazgo de cada vez más amplios sectores de la población, pasando por encima de los exhortos oficiales para practicar las medidas de prevención, empezando por el encierro, sea porque no creen en la conveniencia de hacerlo, o por necesidad económica. En esto incide también la rumorología, el complotismo, el conspiracionismo, la desconfianza, y desde luego la falta de solidaridad, de empatía y de respeto que en mucho parecieran caracterizarnos.

·         La tercera emana del espejismo de que en un corto plazo culminará la vacunación e inmunización generalizada -tanto por la falta de disponibilidad del producto, como de una logística contundente para su aplicación, y por una evidente sucesión de improvisaciones-, aunado a afirmaciones temerarias (con 20% de población vacunada se abatirán en 80% los fallecimientos).

·         La cuarta radica en que el sistema de salud se encuentra diezmado, desmoralizado, desarticulado, desabastecido, totalmente rebasado y próximo a colapsar.

En resumen, nos ubicamos en una circunstancia en la que lo único cierto es que la ejecución de las medidas mínimas recomendadas (uso del cubrebocas, lavado frecuente de manos, observancia de la sana distancia y vacunación de personas en grupos de riesgo, contra la influenza), es la opción para no terminar a la voz de ¡SÁLVESE EL QUE PUEDA! 


Metepec, Edomex, 120121

*Por 34 años estudioso del tema de la protección civil y los desastres.

Con tecnología de Blogger.