Ban

Ecatepec y la realidad municipal de Morena camino al proceso electoral 2021

 


La propuesta apela más a enfrentar en solitario el reto electoral del 2021.

Los sueldos de los integrantes del Cabildo de todos los partidos se aprueban en sesiones privadas y a espaldas de la gente.

Regular el número de síndicos y regidores hasta en un 50% creará sobre representaciones en los Ayuntamientos, como tiene hoy Morena en el Congreso Local y Federal.

Por Redacción 252 

Dividir Ecatepec por “ingobernable” y la propuesta de disminuir sindicaturas y regidurías en los Ayuntamientos por austeridad, muestra la frustración del régimen morenista en el Estado de México, cuyos personajes tránsfugas del PAN, PRI y PRD que prosperaron en las elecciones de 2018 por la figura de Andrés Manuel López Obrador, no han dado la respuesta esperada a nivel local. 

Con el incremento exponencial de los índices de delincuencia común y organizada en el Edomex desde 2019 -en buena medida corresponsable con los gobiernos Federal y del Estado de México-, y los estragos económicos de la pandemia de Covid-19, además de problemas urbanos, de movilidad y servicios públicos, entre otros;  la propuesta de la fracción de Morena en el Congreso Local apela más a enfrentar en solitarios el reto electoral del 2021 que, en realidad, dar salida a soluciones factibles a fin de resolver los graves problemas de la entidad y que se recrudecen.  


La presentación de la propuesta a cargo del Senador morenista Higinio Martínez Miranda, a quien se identifica como el líder de ese partido en la entidad, representa la incapacidad política de los 36 diputadas y diputados por llevar a buen puerto ambas propuestas en camino al escenario electoral estatal del 2021 y desde el Congreso Local reposicionar la imagen, ante los débiles resultados de los Ayuntamientos que gobiernan. 

La propuesta de dividir a Ecatepec con la creación del municipio 126 -preliminarmente llamado Ciudad Azteca-, no pasó por una consulta integral a la población como mecanismo indispensable para que ésta tome el control de la gestión de lo público para cambiar o transformar su espacio local de manera parcial. 

De acuerdo con el dictamen se menciona que existe una propuesta formal por parte de vecinos y organizaciones de la sociedad civil de Ecatepec que, si bien tiene validez normativa, lo ideal es la consulta a todos los habitantes a fin de que sean ellos quienes decidan, proceso que tendría que organizar las instancias electorales mediante una consulta pública para darle legalidad y consistencia, lo cual la organización misma llevaría tiempo. 

Es, en todo sentido, una decisión partidista con fines electorales como se apreció ayer en la discusión del Congreso Local, en donde más allá de un debate de alturas, las fracciones de Morena y PAN, principalmente debatieron más con miras al proceso electoral que en soluciones reales. 


La reducción de síndicos y regidores por el “alto salario” que se destinan y su baja productividad social, no tiene bases sólidas pues, es conocido que los emolumentos de los integrantes del Cabildo de todos los partidos se aprueban en sesiones privadas y a espaldas de la gente, incumplimiento el principio de Máxima Publicidad y, lo más importante, en arreglo con todas las fuerzas políticas representadas, es decir, son pactos conciliatorios por la llamada autonomía municipal. 

Tratar de regular el número de síndicos y regidores hasta en un 50% con base en aumentar la base de representados traerá consigo una alta representación en los Cabildos en caso de coaliciones –como la que hoy tiene Morena en la Cámara Federal-, sino que va en contra de la pluralidad política en el sistema de partidos actual, mecanismo que la propia izquierda luchó para ello.

Para el caso de los municipios con menos de 150 mil habitantes de 12 integrantes, pasarían a 7 integrantes; los de más de 150 mil y menos de 500 mil, pasarían de 15 a 9 integrantes, y los municipios de más de 500 mil habitantes pasarían de 22, 23 a 12 regidores.



La propuesta centralizada en la Ley de Austeridad Republicana que promovió el presidente de la República ha sido cuestionada desde su propia base jurídica, interpretativa y de productividad no solo por disponer topes salariales sino, sin estudios fiables y consistentes, permita establecer en realidad cuánto deben ganar los servicios públicos, tanto de representación popular como del funcionariado federal, estatal y municipal. 

Si bien la propuesta pasa a comisiones para su estudio o análisis la ruta crítica prevé que esta Reforma Política esté listas para el próximo año y su aplicación a partir del 2022, cuanto entren las nuevas administraciones locales. Es decir, de pervivir tendría efectos inmediatos, aunque la gravedad estaría en los estudios, análisis y consultas que se realicen para tal efecto. 

La creación de un municipio o su posible división llega años por lo complejo y lo diagnóstico que definen expertos y especialistas en la materia para dar viabilidad al proyecto, aunque en este país priva más la realidad política que la realidad municipal en la vía de la solución de los problemas con una gestión administrativa eficaz y eficiente. 

Los casos de Luvianos y Tlatlaya, últimos municipios decretados por el Congreso Local y hoy gobernados por Morena, son muestra de esa debilidad estructural local, territorial y poblacional, que persigue intereses políticos, pues desde ahí se encuba la idea de crear el estado 33 llamado Tierra Caliente, que pretende dividir Guerrero, Michoacán y el Estado de México.

Con tecnología de Blogger.