Ban

El peregrinar de Karla


  • Cuando declarar la Alerta de Género no basta
Por Redacción 252 

La nula coordinación institucional entre el gobierno de Tlalnepantla y del Estado de México queda en evidencia con el caso de Karla, a quien desde el sábado pasado autoridades estatales le han negado la posibilidad de levantar una denuncia por las agresiones físicas y el maltrato psicológico del que ha sido víctima desde años.

Su caso se dio a conocer en la columna “Situación Amarga” de la activista Coco Valdez.

En ella narra la situación de la joven Karla y la violencia que ha vivido desde la niñez tras la negligencia y abandono de sus padres, para posteriormente ser acogida por sus abuelos, quienes también son víctimas del ahora violentador de Karla: su tío.

Tras ser golpeada, Karla en compañía de sus abuelos, acudió el pasado sábado al Centro de Justicia, conocido como MP Sor Juana, en Tlalnepantla; donde bajo el argumento de que su caso es un asunto familiar, le dijeron que fuera a las instalaciones de procuración de justicia en Barrientos.

Al llegar a este lugar, le fue negada la atención a falta de personal en turno que la pudiese atender por ser fin de semana. Al volver el lunes, le argumentaron que a causa de la pandemia no hay personal para atenderla.

En su peregrinar, Karla y sus abuelos no sólo han sido víctimas de un familiar que les violenta, sino también de un sistema estatal de procuración de justicia insensible en el trato a víctimas y una incipiente célula municipal de  policía de género que, como los hechos lo muestran no está vinculada con ministerios públicos que les refieran a víctimas de violencia familiar y de género para que puedan ser orientadas y acompañadas en su derecho a demandar y exigir justicia
Con tecnología de Blogger.