Ban

Guardia Nacional detiene a Ovidio Guzmán y se desata un infierno



Por César Díaz 


Culiacán, Sinaloa a 17 de Octubre del 2019.- La tarde de este jueves, las calles de Culiacán se convirtieron en una verdadero caos, comunicaciones por whatsapp entre familiares advertían de no salir; los “Monstruos”, vehículos particulares artillados y blindados del cártel del Pacífico, patrullaban la ciudad, mientras que unidades militares y de la Policía Estatal acudían también desde distintas bases a atender los llamados de la Central de Emergencias. 


Los videos no tardaron en circular y hacerse virales, sicarios con fusiles Barret calibre .50 mm, capaces de inhabilitar el blindaje de las unidades militares, eran grabados como si se tratara de algo normal, el caos comenzaba a reinar en la calles de la ciudad. 

Los videos de comensales de un restaurante tirados al piso, automovilistas huyendo de las balas, vehículos incendiados y uno donde se graba la conversación entre miembros del grupo delictivo en donde amenazan a través de radios de comunicación a las autoridades, dan cuenta de que el tema de la inseguridad y el control están tan comprometidos en la entidad en la que el crimen sabe y conoce cada uno de los movimientos de las corporaciones policiales. 

Por la noche, el Gabinete de Seguridad Federal, encabezado por Alfonso Durazo, Secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, dio un breve informe donde explicó que un patrullaje de rutina de la Guardia Nacional en el fraccionamiento Tres Ríos y donde fue agredido el personal militar, fue el comienzo de toda una tarde de terror para la población civil. 

Detalló que la escuadra de 30 elementos de la Guardia Nacional respondieron a las agresiones, tomaron el control de la vivienda, detuvieron a cuatro personas, entre ellos Ovidio Guzmán, hijo de Joaquín Guzmán Loera “El Chapo Guzmán”. Pero no había más apoyo a esa patrulla de la GN en las cercanías, nadie más sabía, todo parecía un hecho aislado, ni el comando central ni los grupos de operaciones especiales de la Secretaría de la Defensa Nacional ni la Armada: todo apuntaba a un “topón” como le llaman a las acciones fortuitas y enfrentamientos que se dan por casualidades. 

Fuentes militares y navales detallaron que lo que sorprendió fue la táctica que utilizó el cártel del Pacífico para reaccionar, una guerra de guerrillas, movilización urbana rápida, disparos a objetivos civiles para causar miedo, infundir temor, crear el caos, lo lograron rápidamente. 

Hasta la noche del jueves se hablaba de nueve lesionados: tres civiles, cuatro más militares y dos policías estatales, el dato de sicarios muertos aún no se precisaba. 

Lo que más sorprendió fue el mensaje de Alfonso Durazo en el que enfatizó que ante la exposición violenta que tuvo la sociedad durante la tarde, se decidió suspender las acciones emprendidas por las autoridades, dejando en el aire varios cuestionamientos: ¿acaso es un cese al fuego?, ¿dejaron en libertad a Ovidio Guzmán?, ¿los sicarios lograron su cometido y rescataron a su líder?.



Todas esas y más preguntas quedaron en la mente anoche, junto a una más ¿Durazo quiere ser gobernador de Sinaloa?. 

Con tecnología de Blogger.